Ensayo abierto para la prensa y el público del Ballet Oficial de la Fiesta

EXPERIENCIA CHAMAME

Será este martes a las 19, en el Teatro Vera, con entrada gratuita.

Este martes 9 se podrá acceder a un ensayo abierto, del Ballet Oficial de la 28ª Fiesta del Chamamé. Dará inicio a las 19.00 y brindará la posibilidad de presenciar la marcha del trabajo que viene realizando este verdadero seleccionado de bailarines.

Se habilitará exclusivamente la platea –unos 300 lugares- para que los medios y el público puedan acceder gratuitamente desde las 18.30 hasta las 18.55. Luego se cerrará rigurosamente el acceso para permitir el  trabajo del equipo artístico y los bailarines.

Como todos los años, 40 bailarines de toda la geografía chamamecera que accedieron por rigurosa selección, junto a una conceptual escenografía virtual volcada a las pantallas de LED, se unirán a los músicos para conformar la singular puesta escénica que ha marcado tendencia en similares realizaciones en los últimos años en nuestro país.

“La idea de conformar un cuerpo de baile integrado por bailarines solistas y parejas pertenecientes a distintas academias de danza de la región logramos materializarla en el 2006. En esa ocasión convocamos a Marcelo Sandoval (ex Ballet Brandsen) y a Mercedes Davis, ambos de Curuzú Cuatiá, a realizar la primera elección de  bailarines y asumir la dirección de dicho proyecto. La continuidad del proyecto la lleva actualmente el coreógrafo Luis Marinoni  (ex Ballet Folclórico Nacional) que acompaña, desde lo coreográfico, a la Dirección Artística de la Fiesta”.

Los bailarines arribarán al estreno con 40 días de trabajo intenso, con montajes y ensayos diarios a jornada completa, en el escenario del Teatro “Juan de Vera”. Paralelamente el equipo técnico que los acompaña trabaja en la producción de vestuario, caracterización y utilería específica para las obras que serán llevadas a escena.

Sin dudas la estrategia planteada por el Instituto der Cultura para el ballet en sus dos etapas, ha logrado reposicionar año tras año el momento de la danza -que se nutre del baile chamamecero- en las presentaciones en el escenario del anfiteatro Cocomarola. El otro objetivo fuertemente planteado es formativo, tanto en lo técnico como en la formación profesional de los bailarines que luego serán capitalizadas por las distintas academias de donde proceden.