El gobernador aspira que el espíritu chamamecero se incorpore al carnaval

PRESENCIA EN EL ÚLTIMO ENSAYO DEL BALLET OFICIAL EN El VERA

El gobernador Gustavo Valdés presenció hoy el último ensayo que cumplió el ballet oficial de la 28° Fiesta Nacional del Chamamé. Poco después de las 10 se hizo presente en el Teatro Juan de Vera acompañado por el ministro de Coordinación y Planificación. Horacio Ortega. En la escalinata fue recibido por el presidente del Instituto de Cultura de la provincia, Gabriel Romero; el director de Artes Visuales, Eduardo Sívori; y demás funcionarios del área cultural.

Desde el escenario, el director y coreógrafo del ballet oficial, Luis Marinoni, saludó al mandatario y explicó aspectos fundamentales de la representación que hará las 10 noches de la fiesta en el anfiteatro “Tránsito Cocomarola”. Dijo que durante 40 días, bailarines de distintos puntos de nuestra provincia y de otras vecinas e incluso algunos que vinieron de más lejos, ensayaron 8 horas diarias las 14 obras que presentarán en la gran reunión chamamecera. De los 120 que se inscribieron y quedaron 40 bailarines “rigurosamente seleccionados”, subrayó.

El doctor Valdés se mostró gratificado por el esmero y la pasión que pusieron los integrantes del ballet y dirigiéndose al director, le hizo conocer la idea de que el espíritu chamamecero se incorpore al carnaval, durante los shows de comparsas con la actuación del ballet oficial. “Nosotros estamos tratando de realzar lo que tiene que ver con el Carnaval, no que sólo sea un desfile sino materia cultural, que sea algo importante en esa presentación y ese despliegue que tenemos. Queremos que vuelva todo lo artístico del carnaval y entre comparsa y comparsa en ese show que pretendemos potenciar, queremos invitar que esté el ballet de ustedes para hacer una expresión de chamamé y carnaval. De esta manera comenzamos a fusionar los aspectos culturales más fuertes que tenemos en la provincia y que trascienden las fronteras”, indicó, ante la aprobación de los bailarines para que se plasme la intención.

El coreógrafo Marinoni explicó al gobernador y a las autoridades que presentarán 14 obras, con tres principales: La propuesta Apertura en la que los chicos van a ir a sacar al bailarín de la gente y lo van a subir al escenario, para que pueda sentir en el escenario lo que significa estar bailando allí. Todo esto tiene que ver con el ámbito natural y real que es la bailanta; el lugar donde se resuelven todas las situaciones en la que conviven todo lo que hace al chamamé.

La segunda es la obra Litoraleña, un ave que vuela por el litoral exhibiendo paisajes. Manoni considera que en el de Corrientes “las hojas del baile se encuentran con la tierra y con la gente que la habita y allí salen los ritmos propios del Litoral. Esta obra propone la magia del Litoral”.

El coreógrafo piensa que es muy importante que el bailarín pueda tener diferentes lenguajes. “Esto no se puede construir si no hay una conciencia cultural como para poder realizar este tipo de movimiento. Por lo tanto, la búsqueda del bailarín tiene que ser: que pueda sostener la autenticidad del chamamé y al mismo tiempo tenga la apertura tal para que su cuerpo pueda expresar este tipo de danzas”.

La tercera obra es la que más se identifica –tal vez- con nuestra provincia se llama “Al Mencho Correntino”. Según explicó, en esa búsqueda que tiene que ver “con lo que la gente quiere de su ballet y con lo que queremos nosotros. Con lo profundo de lo que el artista expresa y es muy importante que la gente comprenda que esto es producto de laboratorio, no de juntarse un ratito y salir a bailar, sino que hay un construcción con cada uno de estos bailarines. El ballet es un trabajo de conjunto y propone la comunión, de poder trabajar mancomunados con la identidad del alma y toda la pasión puesta en la danza”.

También van a rendir homenaje a Tránsito Cocomarola y al gran bailarín Don Santiago Ayala, “El Chúcaro”, el gran bailarín. Finalizada la actuación de los bailarines, el gobernador destacó el esfuerzo de los componentes del ballet y comentó que hablando con Gabriel Romero existe la iniciativa de firmar un convenio con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, para el intercambio de expresiones culturales y la posibilidad de que el ballet oficial del chamamé pueda presentarse en el Teatro Colón. Para finalizar expresó: “Vine a acompañarlos, sé el esfuerzo que hacen y desearles mucha suerte de este trabajo de nuestra cultura que se traduce en baile, así que felicitaciones y éxitos para las diez noches de la fiesta”.

El ballet

“La idea de conformar un cuerpo de baile integrado por bailarines solistas y parejas pertenecientes a distintas academias de danza de la región logramos materializarla en el 2006. En esa ocasión convocamos a Marcelo Sandoval (ex Ballet Brandsen) y a Mercedes Davis, ambos de Curuzú Cuatiá, a realizar la primera elección de  bailarines y asumir la dirección de dicho proyecto.  La continuidad del proyecto la lleva actualmente el coreógrafo Luis Marinoni  (ex Ballet Folclórico Nacional) que acompaña, desde lo coreográfico, a la Dirección Artística de la Fiesta.”

Los bailarines arribarán al estreno con 40 días de trabajo intenso, con montajes y ensayos diarios a jornada completa, en el escenario del Teatro “Juan de Vera”. Paralelamente el equipo técnico que los acompaña trabaja en la producción de vestuario, caracterización y utilería específica para las obras que serán llevadas a escena.

Sin dudas la estrategia planteada por el Instituto der Cultura para el ballet en sus dos etapas, ha logrado reposicionar año tras año el momento de la danza -que se nutre del baile chamamecero- en las presentaciones en el escenario del anfiteatro Cocomarola. El otro objetivo fuertemente planteado es formativo, tanto en lo técnico como en la formación profesional de los bailarines que luego serán capitalizadas por las distintas academias de donde proceden.